San Luis Gonzaga, celestial Patrono de la juventud (II)

San Luis Gonzaga 07 13

Plegaria por los jóvenes

¡Oh admirable joven San Luis Gonzaga! Admirable en la modestia de los ojos, admirable en la penitencia con vuestro cuerpo, admirable en la abstinencia, admirable en la oración, en que gastabais cada día, admirable en la inocencia, conservando la gracia bautismal hasta la muerte ¡Oh, cuánto me confundo al verme tan lejos de la perfección! Proteged a la tierna edad y alejadla de los peligros, ¡oh amable protector de la juventud! Y ya que no supe imitaros en la inocencia de la vida, alcanzadme al menos del Señor que imite vuestra penitencia, si no en los santos rigores al menos en la victoria de mis pasiones y mortificación de los sentidos, a fin de que caminando por la única senda que conduce a los pecadores al Cielo, os acompañe en el triunfo de la gloria. Amén.

“Al atardecer de esta vida, te examinarán en el amor”. Es a este amor, en una total entrega, al que Dios nos llama desde nuestra juventud, tal como lo hizo con el joven rico del Evangelio: “Ven y sígueme” (Mt 19, 21). Que la juventud actual -tan carente de modelos a seguir y tan confundida acerca del amor- no tome la actitud del joven rico, que se entristeció por tener que desapegarse de las cosas de este mundo, sino que se encuentre con el ejemplo de su patrono, San Luis Gonzaga. A eso incentivó el recordado Papa Juan Pablo II, al dirigirse a los jóvenes de Mantua: “San Luis es sin duda un santo a ser redescubierto en su alta estatura cristiana. Es un modelo indicado también para la juventud de nuestro tiempo, un maestro de la perfección y un experimentado guía hacia la santidad. 'El Dios que me llama es Amor -se lee en uno de sus apuntes-, ¿cómo puedo circunscribir este amor, cuando para hacerlo sería demasiado pequeño el mundo entero?'”

Fuente: cf. Devocionario del Sagrado Corazón de Jesús

Jóvenes ejemplares (VI)

Antonio Rivera 01 01b Siervo de Dios Antonio Rivera, "el ángel del Alcázar"

Antonio Rivera nació el 27 de febrero de 1916 en Riaguas de San Bartolomé (España) y fue el segundo de cuatro hermanos.

En el año 1932, al establecer el prelado de Toledo la Juventud de Acción Católica en la ciudad, Antonio colaboró con los primeros jóvenes como directivo. A fines de 1933 se constituye en Toledo la Unión Diocesana de Jóvenes de A.C. y Antonio es nombrado Presidente. Contaba con 17 años. Con este motivo comienza la época de su plenitud apostólica al servicio de la A.C. y se consagra por completo al apostolado de los jóvenes. De 1933 a 1936, a pesar del ambiente sumamente hostil de la II República, fundó 30 centros de jóvenes de A.C. con más de 3.000 socios en toda la Diócesis. La fuerza que transmitía Antonio con sus intervenciones, fruto de su amor por Cristo y la Iglesia, prendaba a quienes lo escuchaban y les transmitía ardor apostólico.

En marzo de 1936 Antonio hace sus últimos Ejercicios Espirituales. En ellos se consolida, se fortalece interiormente y encuentra la principal fuerza para afrontar la última y definitiva etapa de su vida. En el mes de julio marcha al Alcázar de Toledo, bastión patriota y católico, que pronto quedó cercado por las tropas comunistas. Una vez allí, desde los primeros momentos vivió su nueva realidad como una misión apostólica con todos, a quienes exhortaba a tener las cuentas arregladas con Dios ante la muerte, ofreciéndose para realizar los servicios más difíciles y arriesgados. Con los Jóvenes de A.C. (más de treinta estaban con él en el Alcázar) formó un "Centro de Vanguardia", celebrando reuniones, círculos y actos de piedad en común. Se llegó a tener meditación colectiva diaria, además de otros actos generales como el rosario o la Salve cantada en la Capilla del Alcázar.
Continuamente se le veía rezar y ayudar a los presentes a encontrarse con Dios, lo cual le valió el apodo de "el ángel del Alcázar". El 11 de septiembre pudo comulgar en la única Misa que se celebró durante el asedio; Antonio había entrado en plena etapa de purificación.
Por las reflexiones que dejó escritas en esos días, se aprecia toda la intensidad de su agotamiento físico y de su dolor moral ante la dura prueba que tiene que soportar. Pero se sobrepone a todo con espíritu sobrenatural, claramente heroico: "Los santos pasaron por trances durísimos y te vas a desanimar tú ya... ¡todo lo puedo en aquel que me conforta!".

El 18 de septiembre, después de haber hecho explosión la más potente mina, que hiciera volar buena parte del Alcázar, una granada de mano arrojada desde el piso superior le desgajó el brazo izquierdo. Sin desvanecerse fue llevado a la enfermería, donde pidió que atendieran a otros antes que a él. Fue necesario amputarle el brazo izquierdo. Conservando admirablemente la calma y el buen humor, dice al médico: "No se preocupe usted; corte tranquilo, ¡si hasta es el izquierdo! ¡Yo no quiero nada con las izquierdas!"

Al liberarse el Alcázar pudo volver a su casa en estado gravísimo. Decía: "Estoy muy contento. Ahora puedo decir como Jesucristo: no hay parte de mi cuerpo que no me duela".
Recibe la comunión a diario y le repite al Señor "yo no puedo, pero Tú sí puedes". El 20 de noviembre de 1936 entregó su alma a Dios. A partir de su muerte los reconocimientos a su obra fueron constantes; además de numerosos homenajes, de la publicación de varias biografías y de la dedicatoria de diversas instituciones con su nombre, su estatua figura entre los representantes de la España cristiana que se encuentran a los pies de la imagen del Sagrado Corazón en el Cerro de los Ángeles.

Fuente: cf. accioncatolicatoledo.es

Educación sexual

Pio XI 01 01 Pío XI

En estos días en que en nuestra Patria se alzan, gracias a Dios, muchas voces bienintencionadas en contra de la ideología de género, hemos escuchado en repetidas ocasiones frases como ésta: “Que es necesario que se imparta educación sexual a los niños en las escuelas, estamos todos de acuerdo; pero ideología de género, no.”

No estamos “todos de acuerdo” ni en la necesidad ni en la conveniencia de que, desde la escuela, se imparta educación sexual a nuestros hijos: ni de parte del Estado, ni de los docentes, ni de ningún “experto”. Y es justo y razonable que todo padre lúcido luche por mantener el derecho exclusivo de tratar estos temas con sus hijos.
Las palabras del Papa Pío XI en su encíclica Divini Illius Magistri, sobre la educación cristiana de la juventud, que citaremos a continuación, bien pueden considerarse como un estímulo por parte del Magisterio de la Iglesia a la aplicación de este criterio._

(...) Peligroso en sumo grado es, además, ese naturalismo que en nuestros días invade el campo educativo en una materia tan delicada como es la moral y la castidad. Está muy difundido actualmente el error de quienes, con una peligrosa pretensión e indecorosa terminología, fomentan la llamada educación sexual, pensando falsamente que podrán inmunizar a los jóvenes contra los peligros de la carne con medios puramente naturales y sin ayuda religiosa alguna; acudiendo para ello a una temeraria, indiscriminada e incluso pública iniciación e instrucción preventiva en materia sexual, y, lo que es peor todavía, exponiéndolos prematuramente a las ocasiones, para acostumbrarlos, como ellos dicen, y para curtir su espíritu contra los peligros de la pubertad.
Grave error el de estos hombres, porque no reconocen la nativa fragilidad de la naturaleza humana ni la ley de que habla el Apóstol, contraria a la ley del espíritu (cf. Rom 7, 23), y porque olvidan una gran lección de la experiencia diaria, esto es, que en la juventud, más que en otra edad cualquiera, los pecados contra la castidad son efecto no tanto de la ignorancia intelectual cuanto de la debilidad de una voluntad expuesta a las ocasiones y no sostenida por los medios de la gracia divina.

En esta materia tan delicada, si, atendidas todas las circunstancias, parece necesaria alguna instrucción individual, dada oportunamente por quien ha recibido de Dios la misión educativa y la gracia de estado, han de observarse todas las cautelas tradicionales de la educación cristiana, que el ya citado Antoniano acertadamente describe con las siguientes palabras: «Es tan grande nuestra miseria y nuestra inclinación al pecado, que muchas veces los mismos consejos que se dan para remedio del pecado constituyen una ocasión y un estímulo para cometer este pecado. Es, por tanto, de suma importancia que, cuando un padre prudente habla a su hijo de esta materia tan resbaladiza, esté muy sobre aviso y no descienda a detallar particularmente los diversos medios de que se sirve esta hidra infernal para envenenar una parte tan grande del mundo, a fin de evitar que, en lugar de apagar este fuego, lo excite y lo reavive imprudentemente en el pecho sencillo y tierno del niño. Generalmente hablando, en la educación de los niños bastará usar los remedios que al mismo tiempo fomentan la virtud de la castidad e impiden la entrada del vicio».

Fuente: SS Pío XI, Encíclica Divini Illius Magistri, 31 de diciembre de 1929

Jóvenes ejemplares (V)

Venerable Maria Margarita Bogner 01 01 Venerable María Margarita Bogner

Adelaida María Ana Bogner nació en Melence (Hungría) el 15 de diciembre de 1905, en el seno de una familia noble y religiosa. Fue una niña extrovertida y afectuosa, vivaz y alegre; muy querida por todos, tenía un corazón grande y bueno. A los 9 años enferma de escarlatina, lo que le produce una periostitis (inflamación dolorosa de la pierna), quedando con un pie rígido para siempre. La debilidad física fue su compañera de vida.

Durante su adolescencia desarrolló una piedad especial hacia Jesús Paciente. Por un tiempo vive en el mundo gozando de las amistades y las cosas buenas que se le ofrecían. En 1923, después de unos ejercicios espirituales, da inicio a su vida espiritual, viviendo solamente para Dios. Su conversión, como la llama a partir de aquel momento, la lleva a una vida evangélica más perfecta y a un camino interior de continuo ascenso.

El 7 de julio de 1925, estando con su familia, hace voto de castidad y de cumplir la Voluntad de Dios. El 15 de agosto del mismo año ofrece su vida como lento martirio, escribiendo en su diario con su sangre lo que tenía decidido.
Por su frágil salud y habiéndosele cerrado las puertas de varios Institutos Religiosos, es acogida el 19 de agosto de 1927 en el monasterio de la Visitación de Santa María de Thurnfeld en el Tirol. El 10 de abril de 1928 viste el santo hábito y recibe el nombre de Sor María Margarita. El 5 de agosto llega a Erd, al Primer Monasterio de la Visitación de Hungría, donde permanecerá hasta su prematura muerte.

En Erd se dedica ardientemente a conocer la Orden y su espiritualidad, y con este entusiasmo contagia a sus Hermanas de noviciado. Con ocasión de sus votos temporales le pide al Sagrado Corazón de Jesús permanecer fiel a sus votos hasta su último respiro, sin jamás ofenderle ni con la menor de las imperfecciones. Entre sus escritos leemos: Un alma alegre y atenta vence fácilmente las dificultades, no conoce obstáculos, porque la alegría es compañera de la generosidad. Nuestra vida parece muy simple, pero en esta simplicidad se esconde la sublimidad.
Hace su profesión perpetua el 16 de mayo de 1932. Sor María Margarita enferma de tuberculosis y fallece el 13 de mayo de 1933, después de un largo sufrimiento que la asoció a su amado Crucificado, mostrándose siempre en el lecho del dolor, humilde y dulce. El 28 de junio de 2012, Benedicto XVI autorizó la promulgación de su decreto de virtudes heroicas.

Fuente: monjassalesas.blogspot.com.ar

San Luis Gonzaga, celestial Patrono de la juventud (I)

San Luis Gonzaga 06 12

Los jóvenes tienen que recurrir a este poderoso Patrono celestial en las pruebas y peligros de sus vidas, también deben seguirlo como el modelo ideal de todas las virtudes. Si estudian su vida en profundidad, entenderán claramente los caminos a seguir para llegar a la perfección cristiana y lo que los preciosos frutos de la virtud podrán reunir siguiendo los pasos de Luis. De hecho, al desplazarse por la historia eclesiástica, es fácil encontrar que los jóvenes y los hombres que, después de la muerte de Gonzaga hasta el día de hoy, bajo la acción del Espíritu divino, han sido más dignos de admiración por la inocencia de su vida, en gran parte modelaron su comportamiento en su escuela. Y para citar a uno de los educadores y maestros más recientes de la juventud, Juan Bosco no sólo era gran devoto de Luis, sino que esta devoción, que dejó a sus hijos, solía inculcar calurosamente a todos los niños que tomaba bajo sus órdenes de enseñanza educativa; y entre ellos se elevó sobre todo, como un imitador de Luis, el alma cándida de Domingo Savio.

Si los jóvenes miran a Luis Gonzaga como un modelo perfecto de castidad y santidad, no sólo aprenderán a reprimir las pasiones, sino que también evitarán el peligro en el que caerían, imbuidos de los dictados de cierta ciencia que ignora la doctrina de Cristo y de la Iglesia. Por lo tanto, aquellos que quieren militar bajo las insignias de Cristo deben tener la certeza de que, queriendo sacudirse el yugo de la disciplina por sí mismos, en lugar de cosechar triunfos, solo traerán derrotas despreciables; ya que la naturaleza misma requiere, por disposición divina, que los jóvenes no puedan obtener ningún beneficio real, tanto en la vida intelectual como moral, e informar la propia conducta al espíritu cristiano, si no bajo las enseñanzas de Cristo y la Iglesia.
En consecuencia, siguiendo el ejemplo establecido por nuestros predecesores, en particular por Benedicto XIII y León XIII, solemnemente confirmamos y, declaramos a San Luis Gonzaga celestial Patrono de toda la juventud cristiana. Y mientras confiamos este sector tan importante de la familia católica a la protección y custodia de Luis, para que crezca y sea cada vez más floreciente y ejemplar en la profesión abierta y pronta de la fe cristiana y en la pureza de las costumbres, exhortamos a nuestra juventud y con afecto paternal imploramos tener siempre en cuenta a Luis como modelo y nunca dejar de honrarlo e invocarlo.

Fuente: cf. Pío XI, Carta Apostólica «Singulare illud», 13 de junio de 1926

Mostrar más artículos...

Suscríbase al Blog de ARCADEI