San Agustín, solícito en la explicación de las Escrituras


Agustín estaba dotado de sabiduría humana y divina, y poseía la ciencia en su más alto grado, realidades expresadas por la caña de medir y la pluma. No hubo parte del templo de Dios que este doctor no midiera con su pluma. Puertas, umbrales, vestíbulos, ventanas, pórticos, atrios, desde lo más alto hasta lo más bajo, nada dejó sin medir. En efecto, dejó normas de vida para todos los estados de la Iglesia y sobre todos compuso libros: para las vírgenes, el libro: Sobre la virginidad; para las viudas: De la bondad de la viudez; para los casados: De la bondad del matrimonio; para los monjes: Del trabajo de los monjes; para las mujeres: De la honestidad de las mujeres; para los canónigos: la Regla. Justamente se canta en el prefacio: “Enseñó a los clérigos, amonestó a los laicos, recondujo a los extraviados al camino de la verdad, y con saludables disposiciones gobernó sabiamente tu navecilla a su paso por este mar”.

Agustín favoreció la fe no sólo defendiéndola contra los herejes, sino también exponiéndola ampliamente a los fieles. ¿Quién, en efecto, fue más solícito que él en la explicación de las Escrituras? ¿Quién más ilustrado en el esclarecimiento de los misterios? ¿Quién más elocuente en la exposición de las cuestiones? Hasta su tiempo, la fe destacaba más por la virtud que por la claridad; en cierto modo, aparecía oscurecida no sólo por los errores de los herejes, sino también por las palabras y la elocuencia de los católicos, quienes se preocupaban más de hablar culta y donosamente que de hacerlo con precisión. En consecuencia, no constaba con claridad qué se había de creer en una determinada materia de fe. Agustín fue el primero que comenzó a aclarar, ordenar, ilustrar y distinguir las verdades de la fe, y a presentarlas en forma escolástica. Enseñó qué se debía creer en cada misterio de la fe, qué se debía responder a las objeciones y qué pasajes escriturísticos había que aducir para corroborarlo. En fin, a Agustín somos deudores de poseer hoy una comprensión clara de la fe, de poder expresarla con claridad y afirmarla con intrepidez.

Fuente: Santo Tomás de Villanueva, Sermón de la fiesta de San Agustín

Mostrar más publicaciones ...

close
¿Olvidó su contraseña?
close
 ......

Suscríbase al Blog de ARCADEI

 ......
Stacks Image 25