Vivir lo ordinario con alma extraordinaria

Maria de la Concepcion Barrecheguren 01 01 Sierva de Dios María de la Concepción Barrecheguren

María de la Concepción Barrecheguren nace en Granada el 27 de noviembre de 1905. La vida de María de la Concepción fue breve. No llegó a cumplir veintidós años. Pese a ello, supo utilizar su tiempo y vivirlo intensamente.

Al regreso de un viaje a Lisieux (octubre 1926), una leve ronquera es el anuncio de la tuberculosis. El desarrollo de la enfermedad de Concepción, y de los sufrimientos que la acompañan, provocan la admiración de quienes la conocieron. Su fe inquebrantable y su fidelidad, no dejan de sorprender. Lo extraordinario de ella es su vida ordinaria y común; pero, además, su modo de aceptar y afrontar la cruz no pasó desapercibido.

"Hoy cumplo veintiún años -escribe-. Esto quiere decir que la vida corre mucho más aprisa [de lo] que nosotros creemos; quizá haya transcurrido la mitad, la tercera parte de mi vida..., quizá muera dentro de poco..., y aun cuando viva muchos años, se pasarán con igual rapidez que los anteriores. ¿Qué es una larga vida, comparada con la eternidad? Menos que una gota de agua, comparada con el océano. Dentro de poco partiré de este mundo y de mi vida no quedará rastro alguno; así como tampoco deja señal de su paso la nave que atraviesa los mares. Y esta vida tan corta, tan fugaz, me la da Dios, para ganar una eternidad. ¡Desgraciada de mí si la desperdicio! ¡Desdichada de mí si la empleo en otra cosa que no sea amar a Dios! ¡Oh, Dios mío! En tu misericordia infinita me concedes estos años de vida; no sé si me quedarán ya pocos...; lo que sí sé es que me los das para que te ame, te sirva y, mediante esto, gane el cielo; haz que no los desaproveche, que no me entretenga con las cosas de la tierra y, mucho menos, ponga en ellas mi corazón, que mis días no sean vacíos, sino llenos de tu amor y de buenas obras. Te agradezco los innumerables beneficios y gracias que me has concedido en el transcurso de estos 21 años, y te ruego me perdones lo mal que he correspondido a ellos. Sí, Dios mío, vergüenza me da, pero es cierto que tú no has cesado de amarme y yo no he cesado de desagradarte. ¿Podías esperar esto de mí? Pero ya, Señor, quiero enmendarme, quiero amarte, quiero conformarme en todo lo que dispongas de mí. Haz que los años que me queden de vida sean sólo para ti".

Murió el 13 de mayo de 1927. Quienes la conocieron, supieron que estaban ante una persona especial, extraordinaria y santa.

Fuente: barrecheguren.com

Suscríbase al Blog de ARCADEI

 ......
Stacks Image 25