Habrá niños santos - Siervo de Dios Domingo Zamberletti

Domingo Zamberletti 01 01

Domingo Zamberletti nació en Varese (Italia) el 24 de agosto de 1936. Amó a los suyos con un amor intensísimo y fue correspondido con un afecto igualmente intenso, fruto de una educación profundamente humana y cristiana. La oración lo atraía en tal forma que una vez se quedó abstraído, hasta que una monjita lo sacudió:

- “Domingo, ¿todavía no has terminado de rezar?”.
- “¿Ya es hora de irnos? No me doy cuenta del tiempo que pasa”, contestó sorprendido.
Para la música tenía una inclinación especial. Desde pequeño había comenzado a ejercitarse en el piano que tenían sus padres. A los 9 años era organista oficial en su parroquia.
Otra pasión suya era la atención a los monaguillos; los dirigía con un celo envidiable. Su deseo más grande tal vez era poseer el don de la bilocación: ¡hallarse en el órgano para tocar y en el presbiterio para servir!

Domingo era mimado por todos, obsequiado por camareros y servidores -su familia era económicamente acomodada, siendo propietaria de un hotel- podía permitirse una vida de gran señor. ¡Por el contrario, no! Estaba siempre listo a ayudar a las sirvientas, pese a ser el hijo de los dueños. Cada día tomaba el ferrocarril y luego el tranvía, para bajar e ir al colegio salesiano de Varese. Era inteligente y despierto.
Con la dirección del confesor, con la oración, la mortificación y el cumplimiento gozoso y exacto de sus deberes, logró avanzar allí donde pocos lo habrían conseguido. Descollaba por su alegría y serenidad, por la intensa vida interior y la gran caridad hacia los pobres: varios de ellos se presentaban en el hotel de los Zamberletti, y aquí Domingo había dado indicaciones en la cocina para que prepararan un plato más. ¡Esta santidad juvenil es tan necesaria el día de hoy!

A comienzos de enero de 1949 se presentaron los primeros síntomas de la pleuresía. Guardó cama hasta la muerte. Rezaba y ofrecía su enfermedad, que fue imparable. Aguantó dolores atroces hasta el 29 de mayo de 1950, cuando, antes de expirar, dijo a su madre que lo asistía: “Mamá, estoy bien, me voy al Cielo”. Tenía solamente 13 años y 9 meses.

Fuente: cf. boletin-salesiano.com

Suscríbase al Blog de ARCADEI

Stacks Image 25