Misterios Dolorosos (III)

La Coronación de espinas (Mt 27, 29-30)

Los soldados trenzando una corona de espinas, se la pusieron sobre su cabeza, y en su mano derecha una caña; y doblando la rodilla delante de él, le hacían burla diciendo: ¡salve, Rey de los judíos!; y después de escupirle, tomaron la caña y le golpeaban en la cabeza.

Comentario de San Agustín

“Si ellos veían entonces con agrado el resultado de su crueldad, ¡con cuánto mayor agrado, ayudados por la memoria, hemos de traer de nuevo a nuestras mentes lo que piadosamente creemos! Si ellos miraban con placer su maldad, ¿no hemos de recordar nosotros, con gozo mayor aún, nuestra salvación? En aquel único acontecimiento se manifestaban los crímenes actuales de aquéllos y se borraban también los nuestros futuros. Más aún, donde detestamos las maldades cometidas por ellos, allí mismo nos alegramos del perdón de las nuestras” (Sermón 218)

Fuente: Rosario con meditaciones de San Agustín

Suscríbase al Blog de ARCADEI

Stacks Image 25