Argentina está para siempre consagrada al Corazón Divino


Amadísimos hijos de la República Argentina que, reunidos en la espléndida Buenos Aires, conmemoráis el centenario del Apostolado de la Oración con la consagración de vuestra patria al Sagrado Corazón de Jesús: ¡La República Argentina, la gran nación americana, el país de los solemnes triunfos eucarísticos está ya y para siempre consagrado al Corazón Divino!

Vosotros, dignos hijos de la República Argentina, habéis escrito toda vuestra historia bajo el signo de Jesucristo; pero hoy, en esta hora solemne, siguiendo principalmente el ejemplo de tantas naciones, hermanas vuestras de lengua y de sangre, -y de la misma gran madre de la Hispanidad- habéis decidido saltar al puesto de los que no se contentan con menos que con ofrecerlo todo. “Cuida tú de mi honra y de mis cosas -dijo un día Nuestro Señor a uno de sus confidentes, expresando el ideal de la consagración- que mi Corazón cuidará de ti y de las tuyas”. Hasta ayer, pues, podría decirse que erais todavía vuestros, desde hoy sois de manera especial de Jesucristo, hasta ayer disponíais de vuestra actividad y de vuestra libertad, de vuestras potencias y de vuestros bienes exteriores, de vuestro cuerpo y de vuestra alma; desde hoy todo eso se lo habéis ofrecido al Divino Corazón, que “quiere establecer su reino de amor en todos los corazones”. Vuestras empresas lo mismo que vuestros intereses, vuestras intenciones lo mismo que vuestros propósitos los toma Él como suyos, y vosotros, saboreando por anticipado dones que son del cielo, si os abandonáis totalmente a Él y a su suavísimo imperio, podréis gozar de la paz.

El paso, ¡oh católicos argentinos!, el gran paso está dado. Ofrecisteis ante el altar del Corazón Divino a vuestros niños, capullos que mañana serán flores; consagrasteis ante el mismo trono vuestras familias, sólido cimiento de todo el edificio social; toda la nación puesta de rodillas, en esta hora tenebrosa de la historia del mundo. El gran paso está dado; queda solamente ser fieles al pacto establecido; que si vosotros, en la integridad de la vida cristiana, en el ejercicio de la mutua caridad y en la sumisión y amor a la Santa Madre Iglesia vivís sinceramente vuestra consagración, Aquel que por nadie se deja vencer en generosidad sabrá haceros dignos y grandes ante Dios y ante los hombres. Un alma, una nación consagrada al Corazón de Jesús debe ser como un holocausto perfecto colocado sobre un ara; sean hoy Nuestras manos ungidas de Sacerdote Sumo las que presenten esta víctima y se extiendan luego en oración fervorosa; ¡Recibe, oh dulcísimo Corazón, esta hostia que hoy te ofrecemos y que el aroma de su sacrificio haga volver propicios tus ojos sobre todos y cada uno de los hijos de este pueblo; haz que las llamas, que brotan de tu herida, penetren sus corazones, los enciendan y les abrasen de tal manera, que desde hoy y para siempre solamente en Ti encuentren sus delicias, en tu servicio consuman toda su vida y un día, entre los esplendores de tu gloria, reciban el premio que reservas a tus escogidos!

Fuente: Venerable Pío XII, Radiomensaje del Domingo 28 de octubre de 1945

Suscríbase al Blog de ARCADEI

 ......
Stacks Image 25