El culto al Corazón Eucarístico de Jesús (V)


"Si tuviera que adorar algo humano, no adoraría el polvo de la inteligencia del genio, sino las cenizas del corazón" (Lacordaire).

Vamos hoy a demostrar que la devoción y culto al Corazón Eucarístico de Jesús es de las más excelsas y convenientes:

-Por ser culto al Corazón de Cristo.

-Por ser culto a la eucaristía.

-Por ser estas dos devociones las más excelsas y convenientes.

AL CORAZÓN DE JESÚS

Qué significa el corazón

El corazón es la expresión del amor; en él se experimentan las afecciones del alma. El corazón sufre y el corazón se alegra. El corazón humano necesita amar. Jesús es tu amigo; tiene un corazón de carne como el tuyo. Lloró por Lázaro... Y tanto como a Lázaro te quiere a ti. La generosidad del corazón de carne no conoce edades: es siempre joven, siempre comienza. El amor es el que mueve a los hombres. Los latidos del corazón dan el impulso y marcan el ritmo de su vida.

El corazón divino de Jesús

Es la expresión del amor infinito de un Dios.

El centro de todas las humillaciones y sufrimientos que Cristo soportó por ti.

Obras son amores.

-Cristo se encarnó, "se hizo pecado", por ti y por mí (2 Cor. 5, 21). La encarnación es "la obra del amor" (Pío XI).

-Nos redimió hasta dar por nosotros la última gota de su sangre "consummatum est".

El Corazón de Cristo, el órgano más noble de su humanidad, la sede y centro de todas sus fatigas.

Cristo es Dios y hombre verdadero. El Corazón de Jesús, unido hipostáticamente a la divinidad, es el objeto más digno de culto que se puede pensar.

A LA EUCARISTÍA

Milagro de amor...

Cristo se inmoló por nosotros; un hecho histórico, hace ya veinte siglos. Pero Cristo se sigue inmolando hoy, y mañana... y siempre. Cuando un amigo, un pariente próximo tiene que separarse de nosotros, le despedimos con tristeza, con lágrimas quizás. "¡No te olvides de escribir!", es la última recomendación. Jesús también tenía que marcharse, y se fue; pero se quedó, aumentó su presencia entre sus amigos. Hoy vive entre nosotros, no en un rincón de Palestina, sino a unos pasos de la casa en que habitas, tras la puerta ante la que pasas tantas veces. ¿Se podrá exagerar amando a Jesús eucarístico?

Que exige correspondencia

"El amor... ¡bien vale un amor!". Amamos cuando nos sentimos amados.

Y el que ama de verdad hace lo que agrada a su amigo.

-Donde hay amor de Jesús no puede darse indiferencia.

-El amor desordenado de sí mismo no puede compaginarse con la entrega del Maestro. "Y habiendo amado a los suyos, los amó hasta el fin" (Jn. 13, 1).

-La incredulidad y la discordia, el sensualismo y las aberraciones del amor no pueden convivir con esta devoción.

Fuente: Antonio Royo Marín, El Corazón De Jesús

Suscríbase al Blog de ARCADEI

 ......
Stacks Image 25