El Escapulario de la Virgen del Carmen (V)


3- La bala se desvió

Un afamado general de EE.UU. se convirtió al catolicismo durante la guerra de Secesión. Un día en que la voz de los cañones y el ruido de la fusilería se mezclaban con los gritos y ayes de los moribundos y lamentos de los heridos, vio que la bala que debía atravesar el corazón de un soldado se había desviado al encontrarse con el escapulario que llevaba puesto. Era un milagro evidente de la Virgen. El general, que era protestante, estudió el catecismo y abjuró de sus errores. Terminada la guerra, volvió a casa, pensando qué diría su esposa cuando supiera que se había hecho católico. El domingo a la hora de la misa salió de casa tomando como pretexto que debía ir a la peluquería, pero fue a oír misa, y se puso a rezar con todo fervor. Poco después se arrodilló a su lado una dama. Sólo al salir del templo se dio cuenta de que la que estaba a su lado era su esposa, que también se había convertido y que por temor lo había mantenido oculto. Este descubrimiento completó la felicidad del hogar.

4- Libres de peligros
Dijo el Papa Pío XII: “¡Cuántas almas en circunstancias desesperadas humanamente, han debido su salvación eterna al Escapulario que los recubría! ¡Cuántas también, en peligros de cuerpo y alma, han sentido, gracias al Escapulario, la protección maternal de María!”

5- El huracán
A finales del verano de 1845, el barco inglés The King of the Ocean navegaba rumbo a Australia cuando, cerca del cabo de Buena Esperanza, se vio sorprendido por un implacable huracán. James Fisher, el pastor protestante que asistía espiritualmente a la tripulación, subió a cubierta para rezar con el objetivo de frenar el temporal que estaba vapuleando al barco. Entre los marineros se encontraba el irlandés John McAuliffe, quien, al ver que las oraciones de aquel protestante no surtían el efecto deseado, se acercó hasta la barandilla, se abrió la camisa, se quitó el escapulario de la Virgen del Carmen, hizo la señal de la cruz sobre las bravas olas y lo arrojó al agua. En ese instante, el viento cesó y solamente una ola más cayó sobre la cubierta trayendo con ella el escapulario del irlandés. El protestante Fisher, testigo de aquel suceso, se convirtió al catolicismo nada más desembarcar en Australia.

6- Recobra la vista una niña ciega
En Jerez de la Frontera (España), en 1952, sucedió este prodigio: una niña había quedado ciega, víctima de una meningitis tuberculosa, sin que los médicos diesen la menor esperanza de recuperar la luz extinguida en las pupilas de la candorosa y angelical niñita.
“Sólo un milagro -había dicho un médico fervoroso a la buena madre- le podría devolver la vista.”
El corazón de la piadosa madre había ido disponiendo el corazón de su amada y angelical hijita con una fe, una humildad y perseverancia, a la que no sabe resistir jamás el corazón clementísimo y dulcísimo de la Madre de Dios. Y con aquella fe que quebranta las piedras y hace trasladar los montes, susurra en el corazón de su inocente hija: “Pero si no te hace el milagro, es que no lo merecemos o que te conviene más la ceguera para tu salvación”.
En estas condiciones, y con el convencimiento certísimo de ser escuchadas y atendidas, llegó la hora del besamanos a la Virgen del Carmen. Mientras se acercaba, la madre sugería a su hija que esperase contra toda esperanza el ser oída y atendida por la bondad de nuestra dulce Madre. La tierna niña, dando un suspiro de amor y poniendo su alma en los labios para besar el Santo Escapulario, sintió un escalofrío y un estremecimiento súbito en todo su ser, y de pronto exclamó: “¡Madre, que veo a la Virgen! ¡Qué lindísima es!”

Suscríbase al Blog de ARCADEI

 ......
Stacks Image 25