Jesucristo siempre nos espera


Jesucristo se nos da a todos sin reserva. Con una paciencia y una longanimidad admirables espera, siempre, que vamos a recibirle, dándose a todos sin excepción.

Espera lo mismo al pobre que al pecador. El pobre va por la mañana antes de dirigirse al trabajo y recibe para aquel día su dulce bendición. El maná caía en el campo de los israelitas antes de amanecer, para que no se hiciese esperar el celestial alimento.

Siempre está sobre el altar Nuestro Señor Jesucristo, adelantándose al visitante por mucho que éste madrugue para ir a verle. ¡Feliz aquel que recibe la primera bendición del Salvador! Por lo que hace a los pecadores, Jesús sacramentado les espera semanas enteras..., durante meses..., aun años; quién sabe si durante cuarenta, sesenta o más años no ha estado con los brazos abiertos esperando a alguno que termine por rendirse a sus instancias.

“Venid a mí todos”. ¡Ah, si pudiésemos comprender la alegría que experimenta Nuestro Señor cuando vamos hacia Él! ¡Se diría que está muy interesado en ello y que es Él quien sale ganando!

¿Estará bien que hagamos esperar tanto tiempo a este buen Salvador? Algunos, triste es decirlo, jamás se le acercarán, o solamente cuando, ya difuntos, sean llevados por otros.

Fuente: San Pedro Julián Eymard, Obras Eucarísticas

Suscríbase al Blog de ARCADEI

 ......
Stacks Image 25