«Quédate con nosotros Señor»


Los discípulos que iban a Emaús se sintieron interiormente conmovidos, inflamados e iluminados con la conversación de aquel divino extranjero que se les juntó en el camino. Cuando éste los quiso dejar le dijeron: “Permanece con nosotros, porque se hace tarde”. No se cansaban de oír al Señor, y, al perderle, les parecía que lo perdían todo.

Lo mismo podemos decir ahora a Nuestro Señor: “Quédate con nosotros, Señor, porque sin Ti se nos echa encima la noche, una noche terrible”. La Eucaristía es, en efecto, el bien supremo del mundo. La mayor desgracia que nos puede sobrevenir es privarnos de la Eucaristía.

Sí, Jesús es el soberano bien. “Con Él -dice la Sabiduría- me han venido todos los bienes”. Y san Pablo exclama: “Habiéndonos dado Dios a su propio Hijo, ¿cómo no nos había de dar con Él todas las cosas?”. En efecto, nos ha dado todo lo que tiene, todo lo que es; no pudo hacer más. Con Jesús Eucaristía la luz brilla sobre la tierra. Con la Eucaristía tenemos el pan de los fuertes, el viático para los caminantes, el pan de Elías que nos da fuerza para subir hasta la montaña de Dios, el maná que nos hace tolerable el horror del desierto. Con Jesús tenemos consuelo, tenemos reposo en las fatigas y agitaciones de nuestra alma y bálsamo que sirva de lenitivo a los acerbos dolores del corazón. En la Eucaristía encontramos el remedio para nuestros males, un medio seguro de satisfacer por las nuevas deudas de los pecados que continuamente contraemos con la justicia divina. Jesucristo Nuestro Señor se ofrece todos los días como víctima de propiciación por los pecados del mundo.

Fuente: San Pedro Julián Eymard, Obras Eucarísticas

Suscríbase al Blog de ARCADEI

 ......
Stacks Image 25