Jesús está realmente entre nosotros


Nuestro Señor Jesucristo está en el Santísimo Sacramento para recibir de los hombres los mismos homenajes que recibió de los que tuvieron la fortuna de tratarle durante su vida mortal. Está allí para que todo el mundo pueda tributar a su santa humanidad honores personales. Deberíamos considerarnos dichosos por poder rendir a Jesucristo en persona los homenajes que dimanan de nuestros deberes de cristianos.

Nuestro Señor, como hombre, no está más que en el Cielo y en el santísimo Sacramento. Por la Eucaristía podemos aproximarnos al Salvador en Persona estando vivo, y podemos verle y hablarle... Sin esta Presencia el culto caería en una abstracción.

Mediante esta Presencia vamos a Dios directamente y nos acercamos a Él como cuando vivía en la tierra.

Por estar Jesucristo realmente en la Eucaristía, puedo yo hoy en día adorar como los pastores y postrarme ante Él como los magos: no hay por qué envidiar la dicha de los que estuvieron en Belén o en el Calvario.

Fuente: San Pedro Julián Eymard, Obras Eucarísticas

Suscríbase al Blog de ARCADEI

 ......
Stacks Image 25