El Gozo de todos los santos


De la esperanza al cumplimiento, del deseo a la realización, de la tierra al cielo: este parece ser, el ritmo según el cual suceden las tres últimas invocaciones de las letanías del Sagrado Corazón. Tras las invocaciones “salvación de los que en ti esperan”, y “esperanza de los que en ti mueren”, las letanías concluyen dirigiéndose al Corazón de Jesús como “gozo de todos los santos”. Es ya visión de paraíso: es anotación veloz acerca de la vida del cielo; es palabra breve que abre horizontes infinitos de bienaventuranza eterna.

El Corazón de Cristo es la fuente de la vida de amor de los santos: en Cristo y por medio de Cristo los bienaventurados del cielo son amados por el Padre, que los une a Sí con el vínculo del Espíritu, divino Amor; en Cristo y por medio de Cristo, ellos aman al Padre y a los hombres, sus hermanos, con el amor del Espíritu.

El Corazón de Cristo es el espacio vital de los bienaventurados: el lugar donde ellos permanecen en el amor, sacando de él gozo perenne y sin límite. La sed infinita de amor, misteriosa sed que Dios ha puesto en el corazón humano, se apaga en el Corazón divino de Cristo.

Elevando hacia ellos la mirada del alma y contemplándolos en torno a Cristo juntamente con su Reina, la Virgen Santísima, nosotros repetimos hoy, con firme esperanza, la alegre invocación: “¡Corazón de Jesús, gozo de todos los santos, ten piedad de nosotros!”.

Fuente: San Juan Pablo II, Ángelus del 12 de noviembre de 1989

Suscríbase al Blog de ARCADEI

 ......
Stacks Image 25