La multiplicación de los panes (I)

Multiplicacion de los panes 02 03

¡Oh Jesús, verdadero pan de vida eterna! Sacia mi hambre.
El evangelio de este domingo (Jn 6, 1-15), nos narra la multiplicación de los panes, el gran milagro de que Jesús se sirvió para preparar a la muchedumbre a recibir el anuncio de un milagro mucho más sorprendente, la institución de la Eucaristía, donde Jesús, el Maestro, se haría nuestro pan, «pan bajado del cielo» (Jn 6, 41) para alimento de nuestras almas. He aquí el motivo de nuestra alegría; he aquí la fuente de nuestras delicias: Jesús es el pan de vida, siempre dispuesto a entregarse para saciar nuestra hambre.
Pero Jesús, aun apreciando mejor que nosotros los valores espirituales, no olvida ni desprecia las necesidades materiales del hombre. El evangelio nos lo presenta rodeado de la muchedumbre, que le había seguido para escuchar sus enseñanzas; Jesús piensa en el hambre de aquellas gentes y, para remediarla, realiza uno de los milagros más clamorosos: toma cinco panes y dos peces, los bendice, y sacia con ellos el hambre de cinco mil hombres, sobrando aún doce cestos.

Jesús sabe que el hombre, atormentado por el hambre, por las necesidades materiales, es incapaz de atender a las cosas del espíritu. La caridad nos exige esta comprensión de las necesidades materiales del prójimo, comprensión operante, que se ha de traducir en acción eficaz. «Si el hermano o la hermana están desnudos y carecen de alimento cotidiano y alguno de vosotros le dijere: id en paz... pero no les diere con qué satisfacer la necesidad de su cuerpo, ¿qué provecho les haría?» (Sant 2, 15-16). Los apóstoles propusieron al Maestro que despidiese a la multitud para que fuese a «comprar alimentos» (Mt 14, 15). Jesús no escuchó la propuesta y Él mismo quiso satisfacer la necesidad de aquella gente. Procura también tú no despachar nunca al prójimo necesitado sin haberle ayudado en lo que está de tu parte.

¡Oh Cristo Jesús, Señor mío, Hijo de Dios vivo, que sobre la Cruz con los brazos abiertos, para redimir al hombre, bebisteis el cáliz de inefables dolores! Dígnate hoy venir en mi ayuda. Heme aquí, soy pobre, me acerco a ti, que eres rico; soy miserable, me presento a ti, que eres misericordioso; que yo no me aparte de ti vacío y desilusionado. Vengo hambriento: no permitas que vuelva en ayunas; me acerco famélico: que yo no me marche sin haber sido saciado antes; satisface estas ansias ardientes que tengo de nutrirme. Sí, tengo hambre de ti, pan verdadero, pan vivo, pan de vida. Tú conoces mi hambre, hambre en el alma y en el cuerpo, por eso quisiste satisfacer a los dos. Con tu doctrina, con tu Cuerpo y con tu Sangre sacias abundantemente mi espíritu, sin límites; solamente la frialdad de mi amor, la pequeñez de mi corazón pone límites a tu bondad. Me has preparado una mesa rica y abundante sobre toda expresión: para alimentarme, solamente tengo que acercarme. Tú no solamente me admites a tu mesa sino que te haces mi alimento, mi bebida, te das todo a mí; todo en tu Divinidad y todo en tu Humanidad.

Fuente: Cfr. P. Gabriel de Santa María Magdalena o.c.d., Intimidad Divina

Suscríbase al Blog de ARCADEI

Stacks Image 25