Hijo insigne de Don Bosco


En la glorificación de Domingo Savio se halla también la glorificación del sacerdocio católico, representado en la forma más digna por la magnífica y gigantesca figura de Don Bosco. Es verdad: los primeros artífices de la santidad de Domingo fueron el padre y la madre. Cuando lo presentaron a Don Bosco a los doce años, él era ya un tesoro. Pero luego el sacerdocio católico lo perfeccionó, lo llevó adelante en el camino de la santidad.

Como afirmó Pío XI: “El sacerdote es el principal apóstol y el asesor infatigable de la educación cristiana de la juventud”.

Pero ¡se lucha contra corriente! El sacerdote que lucha por defender el candor de las almas, ve que el mundo conjura, diabólicamente organizado, para manchar las almas en forma cada vez más terribles, después de haber abatido las tradiciones veneradas que representaban un baluarte para la virtud. ¡Parece casi imposible poder defender la pureza de los jóvenes! Parece una empresa desesperada, por lo que el sacerdote se sentirá tentado de decir “no puedo hacer sino llorar sobre estas magníficas inocencias manchadas”.

¡No es este el lenguaje que quiere de nosotros el Señor! ¡No es ésta la lección que nos viene de la glorificación de Domingo Savio! Siguiendo los ejemplos de San Juan Bosco, juntamente con los Religiosos dedicados a la educación de la juventud, con la protección del querido Domingo, lucharemos sin descanso, a cualquier costo, para salvar la inocencia de los jóvenes, seguros de no poder hacer nada que sea más agradable a Jesús y María, cuyo auxilio jamás habrá de faltarnos.

Fuente: Card. Máximo Massimi, Discurso del 9 de marzo de 1950

Suscríbase al Blog de ARCADEI

 ......
Stacks Image 25