Reparadores del Corazón Eucarístico


“Tengo sed, pero una sed tan ardiente de ser amado por los hombres en el Santísimo Sacramento que esta sed me consume, y no hallo a nadie que se esfuerce, según mi deseo, en apagármela correspondiendo de alguna manera a mi Amor.”

Esta frase del Corazón de Jesús a Santa Margarita debería traspasar como una lanza el corazón de todo cristiano. ¡Nuestro Señor tiene sed de ser amado en la Eucaristía! Es como si dijera a cada uno de nosotros: Tanto te ama mi Corazón Eucarístico que siente una ardiente necesidad de ser amado por ti. ¿Podremos permanecer indiferentes a este clamor del Corazón de Jesús? ¿No deberíamos vivir espiritualmente en el Sagrario, ofreciéndole todo lo que emprendamos durante la jornada?

Tal vez, distraídos como somos, nos cueste mantener esta intención en todos los momentos del día, pero ¿por qué no procurar al menos renovarla cada mañana, al iniciar una tarea, al llegar el momento del descanso? El amor es ingenioso: una estampa sobre el escritorio, una medalla en el vehículo, un simple “IHS” escrito en la hoja de estudio, pueden servirnos de memorándum para elevar nuestra alma y nuestro corazón al divino Prisionero del Sagrario. Incluso las campanadas de un reloj o hasta el sonido del teléfono podemos acostumbrarnos a tomarlos como recordatorios para hacer un acto de amor a nuestro Señor. Inscribirnos en la Guardia de honor del Corazón Eucarístico para ofrecer una hora de nuestro día en reparación de este divino Corazón puede ser también un medio muy a propósito para contribuir a calmar su sed de amor.

“Amor, reparación, desagravio” es el lema de los devotos del Corazón de Jesús. La reparación y el desagravio que Él nos pide es nuestro amor, manifestado aun en los acontecimientos más insignificantes, en las tareas -pequeñas o grandes- que nos tocan emprender. “Oh Jesús, esto es por tu amor y en reparación de tu Corazón Eucarístico”. “Todo por Ti, Corazón Eucarístico de Jesús”. Todo: esta oración, este trabajo, este dolor, esta alegría, este cansancio, esta visita al Sagrario... Todo.

El ejercicio de la caridad fraterna -esos pequeños actos de amor al prójimo que siempre encontramos ocasión de practicar- ¡qué gran medio nos proporciona para manifestar nuestro amor al Corazón de Jesús!: “En verdad os digo, cuanto hicisteis con uno de éstos mis pequeños hermanos, conmigo lo hiciste” (Mt 25, 40).

Pero el mayor medio para consolar a Jesús presente en la Eucaristía lo encontramos en la Santa Misa. ¿Qué mayor acto de amor y reparación podemos ofrecerle que este santo Sacrificio, en el cual se renueva místicamente la oblación que este Corazón divino hizo por cada uno de nosotros en la Cruz, desde la cual vuelve a clamar: “Tengo sed”? ¿Cómo no procurar la frecuente asistencia a la Santa Misa para renovar, en el momento del ofertorio, el ofrecimiento de todo nuestro ser al Corazón de Jesús? “Tomad, Señor, y recibid; todo cuanto soy y cuanto tengo os lo ofrezco en reparación de vuestro Corazón Eucarístico”.

Y en el momento de la consagración, cuando el Corazón de Jesús comienza a latir en la Hostia consagrada, ¿cómo no unir nuestro pobre corazón al de Nuestro Señor, haciéndole la ofrenda de nuestro amor? “Haz mi corazón semejante al Tuyo, para que pueda amarte como mereces ser amado por mí”. Ojalá nuestro mayor anhelo sea procurar la unión íntima y profunda con el Corazón de Jesús a través de la sagrada Comunión, diaria de ser posible.

Para reflexionar: el Corazón de Jesús tiene sed, ardiente sed de ser amado en la Eucaristía. ¿Le daremos el agua fresca de nuestros actos de amor o el vinagre de nuestra indiferencia?

Quienes estén interesados en la Guardia de honor del Corazón Eucarístico, escribir un mail a: sobieskyjuan@arcadei.org

Suscríbase al Blog de ARCADEI

 ......
Stacks Image 25