La actual tiranía de las conciencias


Los fabricantes de pensamiento para masas han producido una especie de “forraje cultural” compuesto por toda una serie de tópicos sin contrastar que se ha venido en llamar pensamiento único y que va siendo servido por todos los medios de comunicación social con reiteración y pertinacia. Mediante la repetición, el machaqueo continuo, han ido consiguiendo que, convertidas en estereotipos inalterables, se tengan por dogmas a las más flagrantes mentiras, presentadas con falso viso liberal.

Respecto de la moral y costumbres, se ha conseguido derribar la moral natural de siempre y sustituirla por una contramoral deprimente. La moral tradicional, según el pensamiento único, sería represiva y mala. El hombre sería bueno por naturaleza: no debe reprimir sus instintos, que son siempre buenos. Así, toda la moral -y en particular la moral sexual- se ha venido abajo, como sabemos. Aborto, ideología de género, promiscuidad, y tantas otras aberraciones, son presentadas como “derechos” e impuestas con implacable tiranía.

El éxito fácil de esta ideología única se explica fácilmente por la falta de discernimiento del pueblo, por la gran presión que se le ejerce, y, además, por la sensación que se le da de sustentar un pensamiento rebelde, sin prejuicios, combativo, cuando es justamente lo contrario. Lo que piensa el pueblo no se aparta ni un milímetro de lo establecido mediáticamente. Nunca el pueblo fue más dócil.

Esta situación satisface plenamente a los poderes dominantes, pues mientras la Iglesia, como Institución libre y proféticamente denunciadora del sistema, recibe -al menos en sus miembros fieles- intensísimas críticas, el sistema establecido no es cuestionado seriamente por nadie.

Este hombre post-moderno, disminuido y casi anulado, cree que piensa y no es así. El aceptar acríticamente el pensamiento que le sirven no es pensar. Es un no-pensar que les ahorra el esfuerzo de generar pensamiento propio.

Pero para conseguir este no-pensar es imprescindible que al mismo tiempo que se distribuye el forraje ideológico habitual, se vayan eliminando aquellos testimonios de épocas pasadas en que el hombre era más hombre, es decir, más dueño de sí mismo, más racional, más crítico y con más discernimiento; y, sobre todo, sustentador de la escala de valores de la tradición cristiana. Pues lo que más pueden temer los detentadores del poder económico y cultural en el sistema establecido es el retorno de las virtudes tradicionales, que enriquezcan el juicio crítico de los hombres, encauzándolos, al sensibilizar sus conciencias, a la consecución de la Justicia en todos los órdenes. Temen que estas virtudes remuevan y alteren la situación actual en que los hombres son dóciles y conformistas, pues librados a sus instintos y ocupados obsesivamente en la supervivencia y la promoción sociales, se creen, al mismo tiempo, libres y rebeldes por despreciar la moral y la religión, y, precisamente por esto último, están muy lejos de oponer una crítica mínimamente profunda a la estructura que los domina y apacienta, que los hace cruelmente desgraciados y temerosos del futuro, pero que los ofusca con goces sensuales y embota su mente con el forraje ideológico que constituye el pensamiento único.

Fuente: Foro Arbil, con editado nuestro. Cf. artículo La censura democrática, de Ignacio San Miguel.

Suscríbase al Blog de ARCADEI

 ......
Stacks Image 25