San Bernardo, amado de Dios y de los hombres


Adoremos a Jesucristo que, siempre atento a las necesidades de su Iglesia, le envía en cada época santos adecuados a las circunstancias y que particularmente, a fin de remediar las calamidades de la Iglesia en el siglo XII, le dio en San Bernardo un santo que fue a la vez doctor en las ciencias de los santos y en las inteligencia de las santas Escrituras, apóstol por la predicación del Evangelio, mártir por la mortificación de los sentidos, confesor por la eminencia de sus virtudes, profeta por la predicación de lo porvenir, taumaturgo por el don de milagros, patriarca por la extensión de su orden, y angélico por la pureza de su cuerpo. Demos gracias a Nuestro Señor por haber dado tal Santo a su Iglesia y tal modelo a todos los siglos.

San Bernardo comprendió desde muy joven que su alma había sido hecha para algo más elevado que el mundo y, en consecuencia, cerrando su corazón a todo apego terrestre, lo abrió enteramente a Jesús y a María, elevándose por este gran amor como por una doble escala, como él mismo lo dice, sobre todo lo que pasa, y dio un adiós al mundo, llevándose consigo, como en triunfo, a su padre, a su tío, a sus hermanos y a treinta jóvenes amigos suyos, a quienes había comunicado el sagrado fuego que le consumía.

Llevando así una vida celestial a favor de un silencio perpetuo, tenía su alma en continúa unión con Dios por la oración, y desprendida de los sentidos por el ayuno y el trabajo. Dios recompensó tanto amor elevándole a las más íntimas comunicaciones con Él, a las más altas contemplaciones y, algunas veces, a santos arrobamientos, que le hacían sentir un gusto anticipado del paraíso. Así las horas de la oración nunca saciaban su espíritu, y siempre le parecían brevísimas.

Al lado de este gran santo ¡qué pequeño se ven los hombres del mundo, que viven para la tierra, absorbiendo un alma inmortal en la disipación y los miserables goces de este mundo! Y ¡cuán pobres somos nosotros, tan poco recogidos, tan pocos unidos con Dios y con tan poco espíritu de oración!

Esta maravillosa unión con Dios no le impedía entregarse a los trabajos de la vida activa. Escribe libros inmortales, admirables cartas a los obispos, el incomparable libro “De las consideraciones”, dedicado al Papa Eugenio.

Llega a ser doctor de la Iglesia, el oráculo a quien consultan los más sabios prelados, la boca de los soberanos pontífices, el azote de los herejes y el tesoro vivo de la ciencia eclesiástica. Pasando de la vida solitaria al apostolado, recorre la Europa para sacar al mundo cristiano del caos de iniquidades en que estaba envuelto. Hizo oír la verdad a los reyes y grandes, rectificó cánones y decretos de los concilios, triunfó de las herejías, detuvo escándalos y extinguió el odio entre príncipes divididos.

El principal secreto de su éxito fue su incomparable dulzura, que encantaba a cuantos le trataban y convertía los lobos en ovejas. Confundámonos ante tan grandes obras, nosotros que hacemos tan poco por Nuestro Señor y que tan lejos estamos de su mansedumbre.

Fuente: Cf. P. Andrés Hamón, Meditaciones para uso del clero y de los fieles, para todos los días del año

close
¿Olvidó su contraseña?
close
 ......

Suscríbase al Blog de ARCADEI

 ......
Stacks Image 25