En la Fiesta del Beato Carlos de Austria


Oración al Beato Carlos en tiempo de calamidad

Oh Beato Carlos, has aceptado las difíciles tareas y desafíos que Dios te ha dado durante tu vida y has confiado siempre en Nuestro Señor Jesucristo a través de la guía del Espíritu Santo, y en María, Madre de Dios y nuestra, siempre has encontrado inspiración, consuelo y esperanza. Ven en nuestra ayuda ahora que somos probados por esta calamidad e intercede por nosotros. Te confiamos las almas de los que han fallecido; llévalos al abrazo misericordioso de Dios y consuela a todos los que lloran y sufren el duelo. Intercede por la curación de los enfermos para que recuperen la fuerza y la salud del cuerpo y del espíritu. Tú que has sido un verdadero rey cristiano, guía e ilumina a los líderes de las naciones, para que adopten decisiones justas y sabias por el bien y la paz de la humanidad. Fortalece a los médicos, enfermeros y científicos con la sabiduría, el conocimiento y la compasión del Médico Divino. Disipa nuestra soberbia para que podamos cooperar por la paz y la unidad. Alcánzanos la fe para que podamos experimentar y ser testigos de la saludable intervención de Dios. Ayúdanos a poner nuestras vidas en las manos de Dios Todopoderoso y hacer su santa voluntad, para que podamos alabarlo por siempre como tú lo hiciste. Por Cristo nuestro Señor. Amén.

Beato Carlos de Austria, ruega por nosotros.

Oración del apóstol laico

Señor Jesús, que nos has llamado al honor de aportar nuestra humilde contribución al trabajo del Apostolado Jerárquico; Tú, que has rogado al Padre Celestial no que nos sacara del mundo sino que nos guardara del mal; concédenos en abundancia tu luz y tu gracia para vencer, en nosotros mismos, el espíritu de las tinieblas y el pecado, a fin de que, conscientes de nuestros deberes, perseverantes en el bien e inflamados de celo por tu causa, con la fuerza del ejemplo, de la oración, de la acción y de la vida sobrenatural, nos hagamos cada día más dignos de nuestra misión, y más aptos para establecer y promover entre los hombres, nuestros hermanos, tu Reino de justicia, de amor y de paz. Amén. (Oración compuesta por S.S. Pío XII)

Señor Jesucristo, Rey y centro de los corazones. Rendidos a tus pies, te suplicamos la gracia de ser fieles hijos de Dios y soldados valerosos de tu Iglesia. Por tu gran compasión borra nuestras culpas y líbranos del poder del enemigo. Danos tu Santo Espíritu para que, llevando una vida santa e irreprochable en tu presencia por el amor, seamos capaces de enseñar a los hombres tus caminos para que se vuelvan a Ti, su Creador.

Mira, Señor, que han llegado tiempos en que la sana doctrina no es soportada por los hombres, sino que, buscándose maestros que halaguen sus oídos, se echan a andar por el camino ancho que lleva a la perdición, olvidando tu ley y tu amor.

Por eso acudimos a Ti, nuestro Dios y Redentor, para que te dignes auxiliarnos con tu mano poderosa en esta nuestra lucha cotidiana. Que el ejemplo y la intercesión de tu Santísima Madre, la Virgen María, nos hagan salir victoriosos de las pruebas presentes, para que, luchando sin descanso por tu honor y por tu gloria, alcancemos el premio que nos tienes preparado y ayudemos a muchos otros a alcanzarlo. Te lo pedimos a Ti que eres Rey, glorioso e inmortal, de los siglos y de los pueblos. Amén.

Fuente: Cf. Oraciones de los Grupos de Estudio de ARCADEI

close
¿Olvidó su contraseña?
close
 ......

Suscríbase al Blog de ARCADEI

 ......
Stacks Image 25